Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

JUSTICIA Y LEGITIMIDAD.

  • Escrito por 
JUSTICIA Y LEGITIMIDAD.

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

 

JUSTICIA Y LEGITIMIDAD.

 

Ayer detono en Tamaulipas una bomba política-policiaca con el anuncio de la detención de Eugenio Hernández Flores, exgobernador del Estado, acusado de dos delitos: peculado y lavado de dinero. De inmediato, en las redes sociales, se difundieron imágenes de la detención, memes, pero también expresiones de incredulidad y de que, pronto, por un amparo obtendría su libertad.

 

Ya en conferencia de prensa, se explicó que la Fiscalía especializada anticorrupción integro la averiguación y el 28 de septiembre solicito la orden de aprehensión; misma que fue concedida el 4 de octubre por el Juzgado Segundo de Primera Instancia. Ahora, la justicia está en manos del Poder Judicial y el desenlace será a partir de hechos integrados en la Averiguación y los elementos de descargo que ofrezca la defensa.

 

INCREDULOS POR COSTUMBRE.

Comentaba líneas arriba que, más de un ciudadano en su muro del Facebook, mostro incredulidad y que en los memes y fotografías hasta se aseguraba que saldría en libertad; se menciona, otra vez, la existencia de un amparo, puesto que ya había sucedido en otra ocasión en Monterrey, incluso con Fernando Cano, o que –como en otra ocasión-, saldrían con el detalle de que es “choforo” su hermano.

 

Fue la conferencia de prensa que brindo –tres horas más tarde-, el fiscal anticorrupción Jaime Castro Ormaechea, el que volvió a la realidad a buena parte de los tamaulipecos: la detención es real, legal y ya está en prisión el exgobernador y, se dijo, que ayer mismo (tarde de viernes) tendría lugar su declaración preparatoria. A partir de ese momento, se entiende, la suerte o desenlace, correrá una u otra dirección en razón al trabajo tanto del acusador como de la defensa.

 

LA ACUSACION.

Hasta el momento solo se menciona hechos relacionados con el delito de peculado: un predio de 1600 hectáreas que en el gobierno de Tomas Yarrington se vendieron a Fernando Cano; que luego este vendió a Alberto Berlanga Bolado y que, se presume, el primero fue prestanombres de Yarrington y el segundo de Eugenio. Imagino que en el expediente debe estar documentada esa relación de prestanombres, como ya hace tiempo se documentó la de Cano con Yarrington.

 

Lo anterior, conlleva, entonces a considerar que tanto Tomas Yarrington, Fernando Cano y Alberto Berlanga Bolado son parte de la averiguación y que, por ende, también sobre ellos habrá de pesar una orden de aprehensión. Significa, llanamente, que la detención de Flores Hernández es, como quien dice, solo el inicio de acciones en contra la corrupción e impunidad. Como bien dicen algunos, ya algunos más, han de haber puesto a remojar sus barbas. La justicia en acción.

 

JUSTICIA Y LEGITIMIDAD.

El pueblo, decía Luis Donaldo Colosio, tiene hambre y sed de justicia. De esa justicia que se esconde por sexenios como en cada partido político, para darle vida y vigencia a una cultura de la corrupción e impunidad. Por eso, creo, hacer justicia o que un gobierno haga justicia, es bien visto por todos. Mal, si, que den mal pasos y luego resulte que por falta de elementos  para procesar se evapore la acción justiciera… de eso tiene experiencia suficiente el procurador Irving Barrios, allá por Michoacán y en la Operación Limpieza en a PGR.

 

Obvio, cuando se combate la corrupción y la impunidad, todo gobierno –en este caso el de Francisco Javier García Cabeza de Vaca-, obtiene legitimidad: porque toma acciones y decisiones que el pueblo demanda, exige y aplaude. Así, con esta acción, el gobierno da un paso adelante en sus promesas de iniciar un combate frontal a la corrupción… Claro, falta la respuesta que de él Juzgador a la acusación presentada.

 

ELECTORES GUADALUPANOS.

Halla por los 70´s leí un texto, no recuerdo nombre ni autor, pero hacía notar que en México, los ciudadanos, sus electores, eran muy guadalupanos: porque aguantaban todo y siempre tenían la esperanza de que, un nuevo candidato, un nuevo presidente o gobernador, ahora si haría bien las cosas y México saldría del bache… ¿Seguimos siendo guadalupanos al seguir creyendo en las promesas de los nuevos políticos?

 

 

Comentarios:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

http://melitonguevara.blogspot.mx/

 

 

 

 

 

 

 

 

volver arriba