Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Opinión pública.. Cambios por morbo político

Opinión pública.. Cambios por morbo político

Opinión pública

Cambios por morbo político

 

Por  Felipe Martínez Chávez

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Los colaboradores del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca pueden estar seguros que, de aquí a que rinda su Segundo Informe, no habrá cambios en el gabinete. Tienen las quincenas aseguradas.

Así lo mencionó a los reporteros que lo entrevistaron sobre el tema. Por ahora dedica su tiempo a preparar el documento que entregará al Congreso a finales de septiembre.

Si le echamos lápiz  no falta mucho para que llegue esa fecha, alrededor de un mes con 20 días. Tres quincenas.

La verdad parece que la prensa es la más interesada en ver movimientos en Palacio, no tanto por la novedad sino con una mirada de morbo político.

A los medios masivos ni les beneficia ni perjudica que alguien llegue o se vaya, pero están sobre el tema. Hasta fijan fechas para que el Gobernador (el que esté en turno) haga movimientos. Sugieren quien debe retirarse a su casa o seguir en escena.

 Pronostican que los reacomodos se darán después de los informes, año nuevo o regresando del ciclo de vacaciones de verano. Y cuando realmente se dan las bajas, son fechas no referentes.

En esta ocasión fue el propio ejecutivo quien  dijo que después del informe verá el asunto. No quiere decir que se den remociones.

Es una función que le conceden las Leyes y que en ciertos casos los nombramientos deben ser ratificados por el Congreso, pero no hay fechas ni tiempos críticos.

Para la comunidad no tiene tanta trascendencia que alguien sea secretario. Las políticas y tendencias de trabajo las marca el ejecutivo. La responsabilidad es de un solo hombre y, si alguien le falla en su ritmo, se va, ya sea por la vía de renuncia o el cese fulminante.

Siempre ha sido así. Será mientras permanezca este sistema político.

Si le damos una repasada al gabinete cabecista, nos damos cuenta que de los 22  colaboradores originales que dio a conocer el 30 de septiembre del 2016 en el puerto de Tampico, diez ya no están, se fueron porque no se acoplaron al equipo o por buscar nuevas responsabilidades, puestos de elección popular como es el caso de Jesús Nader “El Arabe” Nasrallah, ex de Administración.

Cada gobierno llega con compromisos y este no fue la excepción. El primero que se observó en el gabinete fue el de Lydia Madero García, ligada a grupos nacionales del PAN como el de Diego Fernández de Ceballos. No hizo sinergia con el conjunto cabecista.

Fue la primera baja del gabinete.

Si una de las máximas de la política dice que nadie renuncia por voluntad propia, podemos afirmar que ella sí se fue  porque lo quiso. Sostuvo diferencias con otros colaboradores del Gobernador que le regatearon nombramientos de colaboradores que necesitaba.

Una siguiente baja, también voluntaria habría sido la de Gonzalo Alemán Migliolo, el jefe de Desarrollo Rural, de origen priísta. Los del grupo compacto de Reynosa lo agarraron como sándwich, lo ahogaron en el laberinto burocrático  hasta que dobló las manos.

Se fue la secretaria de Finanzas, Gabriela García Velázquez, pero abandonó el grupo. Ahora despacha en la ciudad de México. Cambio de aires.

A los secretarios de Seguridad Pública se les guisa aparte.  Provienen de políticas nacionales de Gobernación, la Marina o Defensa Nacional. El Gobernador solo da la anuencia y firma el nombramiento. Así se marchó Luis Felipe López Castro.

Gerardo Flores Peña, el jefe de la secretaría de Bienestar Social, quedó fuera del gabinete por necesidades  del partido en el gobierno. Es el secretario general del CDE del PAN.

Igual se fueron los jefes de los Institutos de la Mujer, María Elena Figueroa, y de la Juventud, Edmundo José Marón, para jugar por una senaduría y senaduría suplente, respectivamente.

El que sí se antoja que fue un cese fulminante es el de Luis Sottil, el primer responsable de la cultura y las artes. Cometió barbaridades que el mero jefe de Palacio no estuvo en condición de tolerar.

Sobre la marcha se van acomodando las calabazas. Así ha pasado con las últimas administraciones. El Gobernador en turno no llega con los colaboradores que él quiere. Debe concertar. Ya luego mete a su gente.

Los que parecen inamovibles  son: El Jefe de la Oficina del Gobernador, Víctor Sáenz Martínez; el secretario General, César Verástegui Ostos; la de Obras Públicas, Cecilia del Alto López, y el titular de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Gilberto Estrella Hernández. Bueno, también el Coordinador Jurídico, Abelardo Perales Meléndez.

¿Quiénes en la cuerda floja? Los medios de comunicación y la voz de los maestros le tocan las golondrinas, desde hace meses, al jefe de Educación, Héctor Escobar Salazar. El título de neófito e inexperto no se le quita. Le quedó grande la silla.

La semana anterior se rumoró de su renuncia. Pero también a finales del 2017 y más antes. Desde su nombramiento los comentarios lo están corriendo ¿se hará realidad?. Dicen que golpe que no  tumba, fortalece.

Otra baja que tiene meses ventilándose, es la de Gloria Molina Gamboa, la jefa de Salud, señalando también que no ha sabido agarrar el ritmo del grupo cabecista. Es foránea y no conoce los rincones de Tamaulipas.

A quien le daban vida de unos cuanto meses, Irving Barrios Mojica, también extranjero, está por cumplir los primeros dos años y parece que su estancia en la Procuraduría de Justicia va para largo. Hasta podría terminar el sexenio.

De todo el gabinete, es el único que tiene un título de doctorado.

En ciertas dependencias donde se dieron renuncias, hay nombramientos provisionales. Pero ¿hay alguna diferencia con los jefes definitivos? Los programas siguen adelante, los sueldos se siguen pagando al personal. La actividad sigue su marcha.

Tenemos provisionales en el Instituto de la Juventud, de la Mujer, en Sebien y Desarrollo Económico ¿Por eso ha disminuido el trabajo?.  No. Las cosas avanzan igual, el ritmo lo marca el jefe.

Se reitera, es morbo político de los medios masivos y algunos actores. El que se vaya o quede un funcionario, a ellos ni les beneficia ni les perjudica sino todo lo contrario.

En temas académicos, estudiantes de la UAT participaron en un proyecto de robots colaborativos en automatización industrial, conocidos como “Cobots”, esto durante una estancia en España.

En el proyecto participó Kevin Eduardo Ríos Aceves, estudiante de Maestría en Sistemas Ecológicos y Producción de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, quien hizo una estancia en la Universidad de Burgos apoyado por el Programa de Movilidad Académica que impulsa el Rector José Andrés Suárez Fernández.

volver arriba