Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

DESDE ESTA ESQUINA....BOLA DE NIEVE.

DESDE ESTA ESQUINA....BOLA DE NIEVE.

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

 

 

BOLA DE NIEVE.

 

Pues resulta que, a pesar del tiempo transcurrido, nadie puede afirmar “arreglado Matamoros”. Lo que inicio con unas protestas culmino con huelgas, con pérdidas económicas para los empresarios; donde unos, para este momento, ya dijeron que si, que si cubrían las demandas de los obreros. Pero como toda acción tiene una reacción, resulta que  Alberto Casanova Rangel, líder de la Unión de Comerciantes y Empresarios del Noreste, ya bautizo a la acción de los obreros como “huelgas contagiosas”.

 

Con su expresión posterior de que son huelgas contagiosas y que crean incertidumbre describe lo que está sucediendo, como si fuera una bola de nieve: que otros empleados, de otros sectores, que viven en las mismas o peores condiciones de vida, también pusieron el grito en el cielo y demandan, como los obreros, que les mejoren el sueldo. Y es que, recuérdese, también la explotación es contagiosa, digamos, para los empresarios.

 

BOLA DE NIEVE.

Al leer las declaraciones de Alberto Casanova me acorde de Demetrio Macías, un revolucionario, que un día su mujer le pregunto ¿Por qué no dejas la bola?, es decir, la revolución y su respuesta fue sencilla: es como una piedra que, de arriba de un cerro, dejas caer, va rodando, rodando, así hasta que llegue al final. Así es la revolución, le dijo. Y con las huelgas, al decir de Casanova, fueron contagiosas sucede igual: terminaran, pero otro día van a volver, porque la explotación obrera es, como quien dice, permanente.

 

La bola de nieve en la vida y contexto de la lucha de los obreros por tener un mejor sueldo nunca va a parar. Y si llega a parar, como sucedió durante muchos años en Tamaulipas, fue por la colusión de líderes sindicales con el gobierno. Recuerdo cuando Leocadio Mendoza era líder de la CTM, le cuestionaron sobre los bajos salarios en las maquiladores en Victoria, respondió: si no están a gusto con lo que ganan, se pueden ir, hay muchos que, por menos de eso, están dispuestos a trabajar.

 

DESEMPLEADOS: RESERVA DE LA EXPLOTACION.

La expresión de Leocadio Mendoza sigue teniendo vigencia. El año pasado, según el INEGI, Tamaulipas ocupaba el tercer lugar en desempleo (4.1%) junto con Sonora; el primer lugar fue para Tabasco con el 8.2% y el segundo para el Estado de México con el 4.6%. Y, por otra parte, hay una estadística que, de ser cierta, es para llorar: que de cada 10 empleos creados, 5 son en Reynosa y, entiéndase, es por el sector maquilador. Aunque un dato nos hace más incrédulos: aumentan más los empleos en la comida rápida.

 

Vistos los porcentajes es preciso ir a datos más en concreto. El IMSS, también el año pasado, hacia nota que en Tamaulipas había 63,686 desocupados, todos mayores de 15 años. Y viene un dato esclarecedor: el 59.8% de la población es parte de la población económicamente activa, el resto son los que no trabajan: porque se dedican a las labores del hogar, estudian, son jubilados o pensionados o no pueden hacerlo por tener un impedimento para hacerlo.

 

TRABAJADOR MAQUILADOR.

La explotación laboral es generalizada, pero es más visible en las maquiladoras. Con un salario diario promedio de 180 pesos y con un bono de 3,500 pesos al año, los obreros de la frontera se ilusionaron con el decreto del Presidente AMLO. Pensaron que tendrían como sueldo un buen aumento, pero no, la sorpresa es que no fue ni de diez pesos… y además, explicaron una y otra vez, les negaban el bono. Fue, digamos, la respuesta empresarial al decreto de AMLO.

 

Ya sabemos lo que sucedió: los obreros rebasaron a sus líderes que, si bien dicen azuzados por una abogada fuereña, es incuestionable que lo hicieron en la defensa de sus derechos. Ahora que unas empresas ya cedieron, otras aun no e incluso amenazan con irse, Alberto Casanova Rangel, el líder de comerciantes y empresarios, recomienda al Estado que apoye a las empresas, que les proporcione estímulos fiscales, por decir. Y, volvemos a lo mismo: y a los obreros quien les brinda apoyo: el bienestar social significa tener un sueldo digno, no tener carencias de ningún tipo, derecho a la educación, a la salud, a la vivienda, entre otras cosas.

 

ESTADO REGULADOR.

El Estado ofrece siempre empleos y buenos salarios como parte de sus políticas públicas de desarrollo. Se convierte en un impulsor de empleos, generador de más y mejor inversión; el problema es que, para generar empleos, ofrece a las empresas las perlas de la virgen: desde terrenos, servicios publico baratos, estímulos fiscales y, además, una paz y armonía laboral sustentada en mano de obra muy pero muy barata. No hay, entonces, equidad y si garantía de explotación laboral.

 

https://melitonguevara.blogspot.com/

https://twitter.com/melitonguevara

volver arriba