Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

DESDE ESTA ESQUINA..ABSTENCIONISMO: ¿QUIEN ES CULPABLE?

DESDE ESTA ESQUINA..ABSTENCIONISMO: ¿QUIEN ES CULPABLE?

DESDE ESTA ESQUINA.

MELITON GUEVARA CASTILLO.

08-06-2019.

 

ABSTENCIONISMO: ¿QUIEN ES CULPABLE?

 

Días antes de ir a votar los analistas políticos coincidían en que las campañas habían sido muy aburridas; y un periodista, el día de la elección, anoto que si la gente salía a votar con mucha probabilidad habría una alternancia en el Congreso Local: el resultado está a la vista, aplanadora panista, con una participación ciudadana del 33%. Gano, pues, el abstencionismo.

 

Yo fui a votar. ¿Quién más lo hizo? Muchos, en el Facebook, pusieron constancia de haber cumplido su responsabilidad, sin embargo hay están los datos del IETAM: solo 3 de cada 10 fue a votar. Otra vez, como muchas veces, el abstencionismo hizo de las suyas. La cuestión, hoy y de siempre, es que sucede: ¿Por qué los ciudadanos no votan? De manera simplista, la culpa se la cargan a los candidatos y a sus partidos políticos.

 

TIPO DE ELECCIÓN.

Una de las características de la elección que acabamos de tener es fue intermedia. A la mitad del sexenio gubernamental, cuando solo se elige a los diputados y no al gobernador ni a los alcaldes. Y en este caso, siempre se ha dicho: que los ciudadanos no votan, porque no se elige a ninguna autoridad ejecutiva (Presidente Municipal o gobernador) que en su campaña promete, ofrece, una y mil obras, promesas que, al final puede que ni cumpla.

 

Efectivamente los candidatos tienen problemas para llamar la atención de la ciudadanía. Por eso, en el caso de los distritos XIV y XV fuimos testigos de cómo los candidatos, todos, sin excepción, no vacilaron en ofrecer fórmulas para resolver el problema del agua. Al grado tal que Teresa Aguilar de Salinas, diputada del PAN, tuvo el atrevimiento de recomendar a los candidatos de su partido, sobre todo a Arturo Soto Alemán, que no prometan lo que no pueden cumplir.

 

PARTIDOS Y CANDIDATOS.

La regla común es culpar en principio a los partidos políticos del abstencionismo. En otros tiempos, de la dominación priista, se afirmaba que la gente no acudía a votar porque siempre ganaban los mismos o, de plano, porque era una imposición de una cúpula en el poder (el Presidente de la Republica o del Gobernador en turno). Si la culpa recaía, ayer como hoy, en el candidato, porque no tenía carisma, capital político o era simple y sencillamente un desconocido.

 

Efectivamente, partidos políticos y candidatos, tienen algo de culpa por el abstencionismo. Los partidos políticos están, muy, pero muy desprestigiados, y los candidatos no logran hacer empatía con los ciudadanos; porque no tienen perfil de político, de candidato, que a veces ni hablar sabe, menos conoce la problemática de la población. Por eso, una candidata tenía como slogan principal: #AquíEstoyYteEscucho , porque no tenía un mensaje coherente, llamativo, prefería escuchar que proponer.

 

ESTRUCTURA Y MOVILIZACION.

Si la gente sale a votar, no gana el partido en el poder. Es una regla que los tamaulipecos la conocen: En Tampico con Fernando El Pichi Sampedro; con Carlos Cantú Rosas en Nuevo Laredo o con Jorge Cárdenas en Matamoros, por dar unos ejemplos. Así lo sentencio el domingo, en Facebook un periodista… y no, la gente no salió a votar: ahora voto la mitad de los que cumplieron con su deber ciudadano en la elección local anterior.

 

Gano, como siempre, el partido que tiene mejor estructura organizacional, política y electoral, que tuvo mayor capacidad de movilización, independientemente de los dimes  diretes sobre compra de votos y la politización de los recursos públicos de los programas sociales. Por eso gano el PAN: y lo seguirá haciendo hasta que, sus propios errores, lo destruya como sucedió con el PRI.

 

IRRESPOSABIIDAD CIVICA.

Toda la culpa del abstencionismo se le carga a los partidos políticos y a los ciudadanos. Sin embargo, creo y estoy convencido, también es culpa de los ciudadanos: que no tienen la costumbre de hacer valer sus derechos, en este caso de votar y elegir a quienes gobiernan; no quiero considerar que es “apatía”; creo que nadie, pero nadie, de los enlistados en el padrón electoral desconocía que había elecciones. No pueden alegar ignorancia: simplemente decidieron no ir a votar. Y no vale, creo, la excusa de que ningún candidato le lleno… por eso, hoy que votaron 3 de cada 10, hagan de cuenta que 2 de cada 10 son los que eligieron a los nuevos diputados locales: se necesita, tarde o temprano tiene que haber, una segunda vuelta.

volver arriba